En estos días, con motivo de la  Cumbre Mundial del Clima COP25 se está tomando conciencia de la emergencia climática que sufre nuestro Planeta y de las acciones que se pueden acometer contra el cambio climático.

“No tenemos un Planeta B”, debemos de cuidarlo por nosotros y, sobre todo, por las generaciones futuras.

¿Nosotros qué podemos hacer?

Además de las acciones a las que se comprometan las naciones en esta Cumbre Mundial del Clima para cumplir los objetivos, estamos viendo que para alcanzar esos objetivos es de suma importancia la intervención de todos los actores implicados; comunidades autónomas, municipios, empresas y también las personas que tomando conciencia del gran problema que nos acecha podemos contribuir de forma decisiva.

Nuestras Comunidades de Propietarios también se convierten en actores necesarios. Partimos de un dato: Más del 84% de los edificios en España son energéticamente ineficientes , de no tomarse medidas y no mejorar su calificación, la Agencia Internacional de la Energía estima que la demanda global de energía aumentará un 50% antes de 2050.

El problema es el alto coste de estas rehabilitaciones que, en la mayoría de los casos, precisan de ayudas por parte de las de las administraciones para poder ser acometidas.

Los Vecinos somos también actores fundamentales para conseguir estos objetivos. Para ello tenemos que tomar verdadera conciencia, cambiar nuestros hábitos de vida, consumir de forma responsable, y separar nuestros residuos adecuadamente.

Aquí queremos hacer especial mención al problema que se genera con el uso inadecuado de las “Toallitas húmedas”.

Hace algún tiempo ya tratamos esta cuestión haciéndonos eco de la  campaña: Toallitas húmedas: “NO alimentes al Monstruo”, cuestión a la que queremos volver ya que los datos siguen siendo alarmantes.

En Europa, la asociación que agrupa a las empresas de abastecimiento y saneamiento de 27 países (EurEau) sostiene que las toallitas generan un gasto de entre 500 y 1.000 millones de euros cada año, “incluyendo la eliminación de estos residuos”.

Un gesto tan pequeño como arrojar una toallita húmeda al inodoro provoca grandes atascos en la red de saneamiento. Atascos que pueden llegar a ser kilométricos, como el de Valencia de 3,5 kilómetros y 5.000 toneladas en un colector , un verdadero “monstruo” que no sólo genera un coste de millones de euros en su eliminación, sino que también contribuye al deterioro de nuestras aguas.

En conclusión, si todos actuamos contra el cambio climático, empezando por estas pequeñas acciones, contribuiremos a que el Planeta que dejemos en herencia sea más sostenible.

 

Mi Administradora te hace la vida más fácil, https://miadministradora.es/ 

Susana Guerrero Nieto- Graduada en Derecho

Administradora de Fincas Colegiada- CAF Córdoba núm. 488

https://goo.gl/4amesn
logo